Nebulosidad Utópica

Fue un infinito de deseos, de miradas.  Era un enigma, algo imaginario… una idea.  Quizás un sueño, un anhelo de algo así cómo una utopía.

Es aquello que dejamos escapar, cuál globo en manos de un niño.  Aquella fantasía perfecta que teníamos pero nunca determinamos necesario decirlo en voz alta.  En cierto sentido, ya ambos sabíamos lo que el otro pensaba.  Sobraban las palabras; ya que las pupilas tomaban las riendas de nuestro hablar.

¡Hasta que al fin nuestras almas chocaron!

Prendieron como vela en medio de la obscuridad.  Fue una chispa, un fuego que no quería apagarse.  Estrellas que no querían fugarse a pesar de saber que tenían libertad.

¡Y estallaron!  Estallaron nuestros cuerpos, almas, pensamientos, deseos, labios…

Hasta que bajamos de ese instante mágico.  Bajamos porque vivimos en la realidad. Estamos destinados a vivir en el presente, no en el nunca jamás de una perfección.      Hasta que volvimos a esa distancia de promesas y secretos.                                                            Y nos cubre, de nuevo, la neblina de los inciertos y la utopía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s